Crisis de las materias primas: China toma el mando

Noticias

Crisis de las materias primas: China toma el mando

El principal órgano de regulación y planificación económica del país intensifica su mensaje y avisa de que perseguirá las “prácticas monopolísticas y las especulaciones maliciosas”. China es el principal consumidor de materias primas del planeta.

El que avisa no es traidor y China lo hace por segunda vez. El país asiático no está dispuesto a que los precios de las materias primas sigan en cifras desorbitadas, como está ocurriendo desde finales de 2020 y, si ya en abril advirtió de que adoptaría medidas para estabilizar los precios, ahora se enroca y anuncia una política de “tolerancia cero” contra cualquier “práctica especulativa” que pueda propiciar subidas de costes de materiales como el hierro, el cobre o el aluminio.

Y es que, el país asiático, que se encuentra inmerso en un plan de desarrollo para su sector manufacturero de aquí a 2025 (estructurado en planes quinquenales), es el principal consumidor de materias primas del planeta, según un estudio realizado por el Departamento de Investigación y Análisis Económico de CaixaBank. China consume más acero y hierro que el resto del mundo junto y su gasto en petróleo sólo queda por detrás del de EE.UU., superando a Oriente Próximo y a la Eurozona.

De contribuir a las subidas a abanderar el control sobre ellas

De ahí que la Comisión Nacional para la Reforma y el Desarrollo (CNRD) del régimen chino, que es el órgano regulador y responsable de la planificación económica del país, haya intensificado el mensaje que dio en el mes de abril y haya advertido de que “vigilará de cerca la tendencia de los precios de las materias primas y reforzará la supervisión conjunta de los futuros y del mercado al contado“.

Si bien es cierto que China contribuyó a las desorbitadas subidas de precios por haber incrementado su demanda de materias primas tras los momento más duros de la crisis del COVID-19 (precisamente por sus planes de recuperación, basados en la expansión del crédito y el impulso a la industria del país), ahora está decidida a frenar esas subidas de precios sin precedentes.

Se aumentarán las inspecciones y se investigarán transacciones ilegales

Por ello, la CNRD ha avisado esta semana de que pondrá el foco en las prácticas “ilegales”, las especulaciones “maliciosas” o los acuerdos que favorezcan “prácticas monopolísticas” que influyan en la subida de precios de las materias primas.

Lo hará, según su anuncio, “aumentando las inspecciones e investigando las transacciones que se salgan de lo normal“. También ha subrayado que “se inspeccionarán y castigarán las violaciones de la ley”, que incluyen, además de los procedimientos monopolísticos, “la propagación de información falsa, la subida de precios, el acaparamiento y otras prácticas ilegales”.

Según el Departamento de Investigación y Análisis Económico de CaixaBank, la demanda china de mineral de hierro, por ejemplo, representa el 59 % del total mundial; la de níquel refinado, el 50,3 %; la de cobre refinado, el 43,8 %; y la de mineral de cobre, el 26,9 %.